Ventajismo
Juan Manuel Moreno Bonilla. Imagen de ppandalucia.es

Ventajismo

«El andaluz no entendería el ventajismo», así respondió Nacho Michavila en mayo de 2021 sobre la posibilidad de elecciones anticipadas en Andalucía durante una entrevista en El Programa de Ana Rosa. Michavila es el presidente de GAD3, consultora que acertó el resultado de las elecciones madrileñas de 2021 y, antes, de las andaluzas de 2018.

Y no es difícil compartir ese razonamiento si recordamos que el PP no fue el partido más votado, sino el PSOE; y que gobierne la segunda opción suele traducirse en una fiscalización exigente por una parte determinante del electorado.

Con ese condicionante, el 25 de abril Juan Manuel Moreno anunció el adelanto electoral: los andaluces irían a las urnas cinco meses antes de lo previsto, el 19 de junio. El argumento, que la Junta pudiera contar, gracias a nuevas mayorías, con presupuestos aprobados a principios de 2023 (los de 2022 fueron tumbados por VOX y por la oposición en noviembre de 2021). Aunque pueda resultar más o menos convincente, también es cierto que la proliferación de encuestas, promovidas muchas de ellas por el propio PP; y el marear tanto la perdiz con la cita electoral, incluso con el riesgo de ser acusado de chulería (ese «Usted me da por hecho que van a ser en domingo ¿Por qué en domingo?» y su lenguaje corporal), pueden jugar en su contra.

Aumenta esa posibilidad el pronunciamiento de la Junta Electoral Central sobre el tratamiento «elogioso» de Canal Sur y sobre el quebrantamiento de neutralidad de Elías Bendodo, consejero de presidencia, en favor del gobierno andaluz.

Y a todo esto podríamos sumar el discurso artificioso por no demasiado preciso y pretencioso del PP y del gobierno andaluz cuando usan términos grandilocuentes como «milagro económico» o «revolución verde». Y es que la ciudadanía puede entender y perdonar que se eleve un poco el campo semántico, pero, honestamente, no creo que perciba estar viviendo nada divino en lo económico ni revolucionario en lo ecológico.

Por último, y aunque no vinculado directamente al presidente de la Junta, un nuevo matiz artificial se ha colado recientemente en la pre-campaña cuando la SER ha desvelado que Macarena Olona, candidata paracaidista de VOX, se empadronó en la casa del presidente de Vox en Granada para poder concurrir a las andaluzas.

¿Se percibirá como ventajismo el adelanto electoral, el uso de Canal Sur o los actos públicos de la administración con ese lenguaje grandilocuente?

Procurar obtener ventaja. Así define la RAE el ventajismo. La JEC utiliza «provecho», un sinónimo. En cualquier caso, y más importante que eso: ¿Habrán percibido quienes se abstuvieron o quienes simplemente votaron cambio que Juan Manuel Moreno ha procurado obtener ventaja durante estos últimos meses? Veremos.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

*