El «respeto» es un arma cargada de futuro
Marine Le Pen en uno de sus últimos discursos antes de las presidenciales de 2022. Imagen de la página fan oficial de Le Pen en Facebook.

El «respeto» es un arma cargada de futuro

Marine Le Pen en uno de sus últimos discursos ha afirmado ser «la presidenta del respeto a los franceses» ¿Por qué eligió la palabra «respeto»?

La palabra (la poesía) es un arma cargada de futuro, sentenció el poeta vasco Gabriel Celaya. Quienes nos dedicamos a la comunicación política lo sabemos (a pesar de que -afortunadamente- nuestro trabajo no protagonice éxitos de ventas). Por eso, cuando después de darle mucho al cincel descubrimos la palabra ideal para un lema o un titular, vivimos un éxtasis platónico.

En un contexto tan cambiante y efervescente como el actual (líquido, diría alguno), encontrar la palabra precisa que refleje el sentimiento que lo posee puede suponer disponer del arma definitiva al conectar emocionalmente con el público.

Uno de los mejores ejemplos de este principio nos lo ha ofrecido el canciller alemán Olaf Scholz quien, tal y como señalaron brillantemente Andrea Rizzi y Marc Bassets en un exhaustivo y completísimo reportaje sobre la socialdemocracia para El País, convirtió «respeto» en «una de las palabras clave de la campaña del SPD en Alemania».

La explicación la ofrecían en el mismo texto recogiendo el análisis de François Hollande, presidente francés entre 2012 y 2017: «El problema de los partidos socialdemócratas es que en los últimos años no han conservado su electorado popular (…) Esos electores se han sentido olvidados y abandonados por la desindustrialización, la globalización, por la degradación de su esperanza. No se les recupera simplemente prometiéndoles incrementos salariales –aunque eso sea importante-, sino logrando que se sientan considerados, reconocidos, respetados, acompañados».

Precisamente en Francia Le Pen y su equipo saben bien del poder de la palabra. Y conocen cada vez mejor el contexto y cómo conectar con sus emociones… A pocas horas de la segunda vuelta de las presidenciales francesas entre la candidata de la Agrupación Nacional y Emmanuel Macron, segunda vuelta trascendental para toda Europa, sus últimas palabras han sido: «seré la presidenta del respeto a los franceses«.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

*