El mundo desde mi ventana

  • Aumentar fuente
  • Fuente predeterminada
  • Disminuir fuente
Mensaje
  • EU e-Privacy Directive

    This website uses cookies to manage authentication, navigation, and other functions. By using our website, you agree that we can place these types of cookies on your device.

    View e-Privacy Directive Documents

Romería de San Marcos

E-mail Imprimir PDF

Es una de las costumbres que han desaparecido, la última se celebró en 2002, había decaído de año en año. La causa principal es la falta de asistencia.

El día de San Marcos, 25 de abril, con un toque de campanas, se reúnen todos los vecinos en la iglesia, y a continuación, salen con las insignias, cruz parroquial, ciriales y pendón, cantando la Letanía hacia el camino de Ciadueña, las mujeres les acompañan hasta la reguerilla para después volver, el camino lo continúan sólo los hombres y chicos.

Todavía la comitiva era esperada por los de Ciadueña cerca del pueblo, y una vez unidos los dos pueblos se dirigían a la iglesia donde se celebraba la santa misa. Después el ayuntamiento se reunía con los de Ciadueña en casa del depositario, bien para tomar unas copas, bien para repasar alguna cuenta pendiente, mientras los de Barca se sentaban, si el tiempo lo permitía por los alrededores de la Iglesia, y actualmente en el teleclub, para tomar un bocado que todos llevaban, regado con el vino que el ayuntamiento regalaba y llevaba el alguacil en una caballería con serón.

Los chicos aprovechaban ésta ocasión para realizar sus diabluras por los alrededores del pueblo, unas veces por los huertos dando vueltas a las norias o en la barca que existía en el río pasando y cruzando agarrados a la maroma. Esta barca ha desaparecido por lo que hay menos contacto entre los pueblo ribereños ya que hay que dar la vuelta por Almazán donde se encuentra el puente más cercano.

Llegada la hora de volver se dirigían todos juntos hasta la carretera y allí se procedía a la bendición de los campos de Ciadueña, y a continuación se despedían las insignias, que consistía en dar sendos golpes entre las cruces parroquiales y los ciriales, y cada uno se dirigía hacia su pueblo respectivo.

Dos vecinos se adelantaban y cuando asomaba la comitiva por el Palo de la Horca hacían una señal y de nuevo acudían las mujeres hasta la Reguerilla para esperarlos para después ir a la iglesia. Se puede decir que éste es el contacto oficial que mantienen los dos pueblos a lo largo del año.

Share Link:
Bookmark Google Yahoo MyWeb Del.icio.us Digg Facebook Reddit Technorati Yahoo Bookmarks MSN Live Twitter Google Buzz Menéame
Última actualización el Jueves, 22 de Abril de 2010 20:55  

Escribir un comentario


Código de seguridad
Refescar