El mundo desde mi ventana

  • Aumentar fuente
  • Fuente predeterminada
  • Disminuir fuente
Mensaje
  • EU e-Privacy Directive

    This website uses cookies to manage authentication, navigation, and other functions. By using our website, you agree that we can place these types of cookies on your device.

    View e-Privacy Directive Documents

¿Desaceleración, recesión o depresión?

E-mail Imprimir PDF

Fue hace algunos años que Fernando alonso comenzó a ganar premios y competiciones. Fue entonces cuando comenzó la “alonsomanía” y, con ella se llenaron los telediarios y los espacios informativos de noticias relacionadas con el motor. A partir de entonces y, por arte de magia toda España empezó a entender de coches, motores y demás cuestiones relacionadas con el mundo de la mecánica. Gran parte de este comportamiento incitado por los medios de comunicación y su afán de difusión.

Fue en el 2008 cuando la palabra crisis se asentó en las conversaciones. De la misma manera los medios de comunicación empezaron a bombardear con primeras planas y noticias del día a aquellas relacionadas con la economía. Una vez más con su afán de informar han de utilizar términos relacionados con el dominio; términos los cuales en numerosas ocasiones utilizan de manera gratuita o equivocada, confundiendo así a su fiel audiencia.

A pesar de todo lo que ha llovido hasta ahora, se puede apreciar en algunos casos la gran confusión y desconocimiento que suscitan determinadas palabras de la jerga económica. Hasta el punto de no saber diferenciar términos que se utilizan de manera gratuita y aleatoria. Al igual que es conveniente estar informado de lo que sucede en el mundo que nos rodea, también considero necesario entender las palabras que cada uno utiliza para expresar sus ideas. Debido probablemente en gran medida a la influencia de los medios, es comprensible que términos como desaceleración, recesión o depresión produzcan confusiones hasta el punto de no saber en qué se diferencian. Todos estamos de acuerdo que no son buenos y que nos perjudican. Pero con tanta confusión podemos acabar sin saber qué es peor, si una recesión o una desaceleración

Antes de entrar en detalles con esos términos, es necesario que sepamos que es el PIB (Producto Interior Bruto) ya que estos términos se refieren al comportamiento del PIB en el tiempo. Si no tienes claro lo que significa es momento de que te informes primero.

Ahora que ya tenemos una idea más clara del PIB, sabemos que en circunstancias normales suele crecer. En los últimos años ha estado por encima del 2% y habitualmente superando el 3%. En el último año el panorama, pero qué es ¿Desaceleración, Recesión o Depresión?

Desaceleración: se produce cuando el ritmo de crecimiento de la economía se ralentiza, esto es, desacelera. Esto no quiere decir que se deje de crecer, si no que el ritmo de crecimiento es menor. Por ejemplo el PIB crece un 3%, por las coyunturas económicas al cabo de un año, el crecimiento es del 2% se produce una desaceleración, no es el Apocalipsis, solo se ha reducido el ritmo de crecimiento. El crecimiento sigue siendo positivo.

Recesión: Es una situación más complicada. Una recesión es una reducción del PIB, es decir un crecimiento negativo. Técnicamente se considera recesión cuando el PIB decrece 2 trimestres consecutivos. Si es un intervalo menos de tiempo se produjera una reducción del PIB, no significará que hay recesión, pero sí será una señal que indicará posiblemente una recesión o por el contrario sólo un suceso aislado.

Depresión: si recesión decíamos que era una situación complicada, depresión ya se engloba dentro de la categoría de los desastres. Significa una disminución del PIB del 10% en un año. Es una situación que en ocasiones se produce pero mejor estar lejos de ella. El aumento del paro, cierre de empresas serán sucesos casi seguros que se producirán.

Espero que ahora se entienda un poco mejor lo que significan estos términos. La situación actual de la economía española, es bastante complicada. Existen tanto factores externos como internos, todos ellos han ido fraguándose en la última década. El globo se hincha, hasta que se deshincha, pero sin perder la esperanza y siendo capaces de aprovechar las oportunidades, puede resultar beneficioso, aunque seguramente las víctimas de la crisis, los parados, no lo vean así.

Share Link:
Bookmark Google Yahoo MyWeb Del.icio.us Digg Facebook Reddit Technorati Yahoo Bookmarks MSN Live Twitter Google Buzz Menéame
 

Escribir un comentario


Código de seguridad
Refescar